La ley 31/95 de 8 de Noviembre de Prevención de Riesgos Laborales y su desarrollo reglamentario ha cambiado el panorama de la Prevención de Riesgos Laborales en España, entrañando un nuevo reto que las empresas deben abordar y cumplir, con especial atención a la formación de los trabajadores que establece como obligatoria en determinados aspectos, y se complementa con la establecida en los convenios colectivos de las empresas, los convenios sectoriales, y los acuerdos que en materia de formación se realizan en los Comités de Seguridad y Salud.